• CENTRO DESAFÍO JUVENIL DESAFÍO JUVENIL

FAMILIA CODEPENDIENTE: EN PERSONAS CON UNA ADICCIÓN

Nadie que esté “enganchado” en una dinámica de codependencia, puede ayudar a un adicto a recuperarse, la adicción daña las relaciones familiares, haciendo muy difícil la expresión del amor sano. El desprendimiento emocional habilita al codependiente para poder brindar el amor que siente por el adicto. A la vez permite establecer límites sanos con claridad y firmeza.



¿Qué es un codependiente?


El codependiente es el que se dedica a cuidar y a “salvar” a la persona con adicción involucrándose de una forma obsesiva en las situaciones y problemas del familiar adicto, frustrándose ante los repetidos fracasos en los intentos de evitar que consuma(recaídas), llegando a adquirir características y conductas tan anormales como las del propio adicto. El codependiente puede llegar a perder el control de su propia vida y de sus límites, invirtiendo toda su energía en el adicto, llegando al total abandono de sí mismo y el debilitamiento de su propia identidad, desequilibrando distintas áreas: personal, familiar, laboral y social e involucrándose hasta el punto de vivir por y para el adicto.


En primer lugar, la misma forma de negación usada por la persona adicta se presenta en sus seres queridos que no se quieren dar cuenta que existe un problema.


Los familiares a menudo presentan una condición conocida como “codependencia”, se da porque sufren las consecuencias de que uno de sus familiares o allegados consuma drogas (alcohol, tabaco, marihuana, etc.) y presentan sentimientos de frustración, culpabilidad e impotencia, en muchos de los casos los pensamientos y sensaciones de esposas, hijos y hermanos son controlados por el comportamiento y las emociones del adicto, esto puede llegar a provocar destrucción del núcleo familiar.


Los miembros de la familia se sienten responsables por el problema, y suelen existir sentimientos de esperanza equivocada, creyendo que ellos pueden “curar” a su ser querido.


¿Cuáles son los síntomas de la Codependencia?


La codependencia se caracteriza por un sentido de urgencia por el control de la conducta de otros, especialmente hacia el adicto, estos síntomas se presentan primero con la persona adicta con la que hay un vínculo afectivo, pero luego se transfiere a otras relaciones, generalizándose.


1) Estar siempre preocupado por complacer a los demás, las personas codependientes sacrifican sus necesidades para atender primero las de su pareja o de otras personas.

2) Tener dificultades en decir que no o en expresar sus preferencias.

3) Baja autoestima, la autoestima de las personas codependientes depende en gran medida de la aprobación de los demás, se preocupan demasiado por lo que los demás piensan de ellos.

4) Miedo a ser rechazado o a ser abandonado.

5) Negación, se hacen de la vista gorda sobre aspectos problemáticos de su pareja y de la relación.

6) Pasan su tiempo tratando de cambiar a su pareja u otras personas significativas.

7) Límites difusos, las personas codependientes a menudo se sienten responsables por los sentimientos y problemas de los demás, se muestran excesivamente empáticos. Absorben con facilidad las emociones de los demás.

8) Siguen atrapados en una relación insatisfactoria y a veces extremadamente abusiva, aunque en el fondo sepan que esa relación no les conviene.

9) Control, a menudo sienten la necesidad de controlar (de forma directa o indirecta) a los que están a su alrededor. Lo hacen porque controlar les aporta seguridad.

10) Tener obsesiones, tienden a pasar mucho tiempo pensando en otras personas o en los errores que han cometido.


La codependencia se revela en muchas formas ¿Has experimentado alguna de estas?


La adicción puede hacer que la familia oculte el problema, prohibiendo discusiones sobre la enfermedad entre miembros de la familia. Cuando la persona adicta está intoxicada, los familiares pueden intentar proteger a su ser querido diciéndole al jefe de la persona adicta que no puede ir a trabajar ese día porque está enfermo/a cuando en realidad está intoxicado/a.


Otro problema relacionado se presenta cuando un miembro de la familia intenta controlar el comportamiento del adicto y termina ocupando su tiempo libre, en el intento de impedir que él o ella consuman algún tipo de droga.


¿Es necesario que la familia tome un tratamiento?


La familia organizada y bajo la guía de un profesional entrenado, puede convertirse en una herramienta de intervención sumamente valiosa para romper la negación del adicto. Sin embargo es necesario para poder iniciar ese proceso que los miembros estén dispuestos a iniciar y mantener su propia recuperación personal como codependientes.


La recuperación de la familia del adicto es necesaria para poder sanar de manera integral todo el daño producido por la adicción en el sistema familiar.


La familia del adicto se ve afectada seriamente durante todo el período en que se fue desarrollando la adicción, al igual que el adicto puede recuperarse y vivir una nueva vida, libre de adicciones y con una mejor calidad de vida, la familia tiene derecho y necesidad de recuperarse.


La mayoría de las veces es primero un familiar el que toma conciencia del problema y da los primeros pasos en búsqueda de ayuda, al principio el codependiente está tan obsesionado con ayudar a su adicto, que necesita apoyo para poder enfocarse en sí mismo y comenzar su proceso de recuperación. Pronto será evidente para el codependiente, que sólo puede ayudar, si él mismo está en recuperación, pues esta enfermedad afecta a toda la familia.


El desprendimiento emocional es importante y se hace a través del cambio de formas de pensar y de actuar que vienen con la recuperación, el codependiente se desprende de su obsesión por el control, y de los patrones de conducta compulsivos, que le causan dolor. No es un desentendimiento, sino más bien la vía más razonable para enfrentar el problema de la adicción.


La reeducación de la familia en el proceso de rehabilitación de los trastornos adictivos se dirige primeramente a identificar:

  • Intensas y frecuentes manipulaciones que reciben del adicto

  • Distorsión de sentimientos del grupo generando en algunos sobreprotección, rabia, angustia, temor

  • Confusión y ansiedad, temor al juicio social y familiar, sensación de fracaso como padres o como pareja y temor a enfrentar los problemas

Para poder lograr el desprendimiento sano, es necesario trabajar intensamente en la recuperación de la codependencia, comprender que es una capacidad que llega a lo largo del tiempo.


Como familiares a veces el cariño puede evitar que pongamos límites adecuados para protegernos o para evitar colaborar con la conducta adictiva. Sin embargo, el amor de la familia combinado de manera balanceada, con la firmeza necesaria para establecer límites saludables, es una herramienta vital en el proceso de convivir con un adicto activo. La terapia familiar puede ser de utilidad, pero a veces su uso se restringe a etapas específicas de la recuperación de cada familia.


#TratamientoAdicciones #BienestarFamiliar

Entradas Recientes

Ver todo